Así empezó todo

En una habitación de hotel. Eh, eh!! Yo sola. ¡Malpensados! Estaba en otra ciudad durante unos días por motivos de trabajo y cuando me acosté por la noche noté un bulto en el pecho. Así de simple e inesperado. Y casi puedo decir que desde ese mismo momento fui consciente de que algo no iba bien.

A mi regreso a casa fui a la ginecóloga y ya fue todo muy muy rápido: mamografía, ecografía, punciones, resultados, nombre, apellido, oncólogo, pruebas y más pruebas… Acción – reacción. En 13 días y casi sin darme cuenta ya estaba recibiendo mi primera sesión de “depilación”.

 

Deja un comentario