Visita al druida

Sí, sí, yo tengo un druida. Es sabio, puede ver el futuro y me prepara brebajes que me curan y al mismo tiempo hacen cosas raras con mi cuerpo.

Hoy he ido a verle y me ha dado muy buenas noticias. Al parecer mi enemigo no es demasiado agresivo y, aunque no es susceptible de ser atacado con una munición –hormona lo ha llamado- que nos habría venido muy bien (la tropa debe tener excedente o algo así), está perfectamente localizado y vamos a ir a por él a saco.

Me ha dado cita con mi vampiresa para el lunes que viene (no vaya a ser que la joía me ponga falta alguna semana) y esa misma tarde me dará un papelito con la fórmula de la pócima que me darán al día siguiente. ¿O es que las guerreras celtas no se depilaban?

En principio, serán dos sesiones más de depilación y entonces evaluaremos si hemos minado lo suficiente al enemigo para pasar a la fase II: un ataque más instrumentalizado para el que deberé desplazarme a su Base de Operaciones (clínica lo llama él) . Si con tres sesiones no fuera suficiente, seguiríamos con otras tres sesiones más antes de evaluar el inicio de la fase II.

Seguiremos informando.

 

11 comentarios en “Visita al druida

  1. Bueno, bueno… me he leido todo tu blog, de un tirón!!
    Me encanta que te lo tomes así, y que las “sesiones de depilación” no te esten dando la lata, que suerteeee!! mira que yo lo llevo muy bien, pero las 4 primeras sesiones como las tuyas las pasé fataaaal de efectos secundarios…
    Aquí tendrás otra fiel seguidora, te incluyo también en mi lista de blogs.

    Un besote!!

  2. No pienses que ayer no te leí; todo lo contrario, anoté la manualidad de la hucha para hacerla con mis princesas ( tú todo chicos y yo todo chicas), pero no me iba bien la conexión y no pude subir mi comentario
    Ten cuidado con la marmita del druida y no te caigas dentro como Obelix, jajaja
    Besos

  3. Muchas gracias, Ainara. La verdad es que con esta primera sesión he tenido muchísima suerte. Esperemos que siga así!!

    Mary, hacerla les va a encantar, pero más les va a gustar ir llenándola. Verás cómo no pasa un día sin que pregnten cómo pueden ganarse una moneda :)

  4. Ya he terminado de leer todo tu blog. Me lo he leído en un momento y me ha parecido divertido. Aun me parece mentira que una enfermedad como el cáncer pueda ser algo lo que se le pueda dar un toque de humor. Ainara y tu sois capaces de hacerlo, yo, por el contrario, soy el lado “dramático” de la moneda.

  5. dramática tu Evaaaaa???? pues no me he echado risas yo con tu champú para caballos!! jejejejejee
    Ala, ya tenemos otro patio de vecinas montado… Blanca, has dado con unas guerreras muuuy pesadas y concienciadas!!

  6. Jajaja vaya marujeos que vamos a montar! Esto parece a radiopatio.. De aquí no hay quien viva!! Jajaja con la diferencia de que no nos Centramos en cotilleos ridículos.. Sino en cotilleos que te ayudan a seguir luchando.. Compartiendo malos pero mejores momentos.. Así que aumenta la vecindad!!
    Yo soy bi polar!! Jaja en un principio lo asumí un poco melodramática como Eva.. Conocí a Ainara.. Que ha sido un gran apoyo para mi… Desde ese momento a medida que iba conociendo mas a la enfermedad.. Y perdiendo el miedo a ella.. Pues fui transformando mi miedo y frustaccion, a esperanza y positivismo..
    Así q aquí tienes otra compi de batalla!! Q te seguirá a todas partes!! :)

  7. Hola chicas. Ayer encontré el blog de Eva, hoy continúo con el tuyo.
    Mañana es mi día D. Siento como si fueran a darme las notas más importante de mi vida. Me dan los resultados de la punción.
    Estoy con vosotras en cuanto al ánimo, nada ganas estando tristona y llorosa, aunque por dentro a ratos lo estés.
    Os cuento, el día de la punción, entré toda sonriente, soy de sonrisa muy fácil, al principio éramos 4, tres doctoras (Una con la maquinita de ecografías y la gran aguja, otra me miraba desde los pies, y la otra desde la cabeza, es que yo soy mucho yo).
    Al final, parecía el camarte de los hermanos Marx. A cuenta de unos huevos fritos, todo eran carcajadas y médicos que asomaban la cabeza y decían: ¿¿pero qué os pasa??, hacíamos el resumen y allí se quedaban.
    Cuando acabaron de picotearme, imaginais la estampa, yo sentada, con mi pechonalidad al aire, diciendo: Soy muy mala con las caras, así que cuando me veais, identificaros, y ellos: tranquila que a la de los huevos fritos no la vamos a olvidar.
    Creo que con una sonrisa en la cara llegas más lejos y te sientes mejor tú y haces sentir mejor a los que se rodean.
    Y como dicen por ahí, es gratis y da más luz.
    Mañana os cuento los resultados. (Tengo cruzados hasta los dedos de los piés)

Deja un comentario