Tercera sesión de "depilación"

El día que toca depilación suele ser bastante largo. Hay que estar allí prontito, antes de las nueve de la mañana, para no pillar el atasco de pacientes de hora punta, sobre todo en estas fechas que la peluquería cierra algunos días, con lo que un día previo o posterior a festivo nos juntamos allí los que les tocaba su venenito el día festivo y los de hoy.

Así que allí estás, bostezando mientras te acomodas en el sillón de siempre (esto es digno de ser objeto de estudio: todos solemos sentarnos a ser posible siempre en el mismo sillón. Es como cuando teníamos sitio fijo en clase.) cuando viene Miss Agujas con su carro decorado con espumillón –sí, sí, allí también es Navidad-. Yo soy la segunda. Con la primera se ha tirado diez minutos para encontrarle una vena (¡Pobre! ¿Cómo no te ha puesto tu oncólogo un reservorio ya??) y yo no voy a ser menos. Hago recuento de los taladros que llevo en el brazo derecho ya: el contraste de la gammagrafía, el contraste del TAC, dos de los cuatro bocados de la vampiresa, dos sesiones de depilación… mi brazo derecho empieza a parecerse a esto:

(Así, de este mismo color)

Le pido a ese ángel que ejerce de enfermera que le dé el día libre a mi maltrecho brazo derecho e  intente encontrar alguna vena válida en el izquierdo. El problema es que si ya en el derecho es complicado, en el otro ni te cuento.
Niña, ¿Dónde te has dejado las venas esta mañana? – me dice. Pero bueno, esta chica es una gran profesional y tras dos docenas de restregones con alcohol por todo el brazo en ambas caras y varios toquecitos mágicos a ver si espabila alguna vena, encuentra una apta aunque en un sitio muy sensible. ¡OUCH! Esta vez el pinchazo duele bastante y aún ahora, varias horas después, la zona sigue dolorida, pero todo sea por proteger el brazo derecho, que será el único que puedan usar después de operarme (tras la cirugía no se pueden usar las venas del brazo correspondiente a la mama operada).

En fin, ya tengo la vía puesta y recibiendo la primera botellita (un suero con el cóctel molotov la premedicación) cuando llega el cartero. Este chico empuja un carrito rojo de maruja como el que usas cuando vas al mercado y es el encargado de traer los tratamientos desde la farmacia de la clínica hasta aquí. Los venenitos vienen en bolsas individuales marcadas con nuestro nombre, envueltos en papel de plata (protección contra la luz). Pues el cartero siempre entra sonriendo y con un potente “¡¡Buenos días a todos!! Ya están aquí los bocatas. ¡Calentitos!” Puede parecer una tontería, pero se agradecen mucho los detalles graciosos como ése.

Ea, a por ello. ¡Beep! Se acaba la botellita con la premedicación. Suero para limpiar. ¡Beep! Botellita del superpoder rojo. ¡Beep! Suero para limpiar. ¡Beep! Botellón para el resto de superpoderes. Este venenito es genial. Además de convertirme en el jorobado de Notre Dame cada día a partir de las 19:00h durante los próximos 20 días, consigue que dentro de unos días me pase 48 horas peleada con el wc y las inmediatamente siguientes 48 horas abrazada a él. Ver para creer. Además este mes pasado ha tenido la gentileza de regalarme una regla de 21 días con lo que espero la llamada de algún directivo de Tampax para obsequiarme con unas acciones de la compañía, como rappel por consumo.

Pero bueno, que me voy del tema. Acabado el botellón (uy, cómo me ha quedado eso jijijiji), de nuevo un suero para limpiar.

Un periódico y un Telva más tarde (unas dos horas y cuarto desde que me conectaron a “La Pitiditos”) Miss Agujas ya me está desenchufando. ¡Argggggggg eso ha dolido! ¡Arggggg demasiada sangre en el algodoncito! Me va a salir un morado seguro. Otro :( ¡¡Pero ya queda un ciclo menos para terminar!!

A casa, a comer prontito, como los ingleses (¡qué hambre me da el tratamiento!) y a pasar la tarde tranquilita en casa de ésa que se ha ganado dar su nombre a una hermosa plaza de mi ciudad.

Aprovecho la coyuntura y os enseño un dibujo chulísimo que define de manera muy gráfica a un grupo de ciber-amigos que nos hemos juntado en Facebook. Si eres enfermo de cáncer o lo fuiste, tienes algún allegado atravesando este bache, o simplemente nos has conocido y deseas seguir nuestras historias, dejar tus comentarios, hacernos cualquier consulta o enviarnos tus buenas vibraciones… pincha en este link y únete a nosotros en Pelones Peleones:

Ainara,¡lo has bordado!

6 comentarios en “Tercera sesión de "depilación"

  1. Eres, eres la caña!! que risa y que gusto da leerte sabiendo además que todo va genial.un besazo SuperB..los hombres de mi casa te mandan otro besazo!

  2. Cómo me suena eso de no tener venas… ainsss.
    Que pases buena noche y que la tarde con mami haya sido tranquilita.

    Descansa eeeeehhhh??? que eres muy bruta!! Deja que te mimen un poco, anda.

    ah! gracias por el piropo del dibujo ;-)

  3. Venga cielo, mucho ánimo. Ya queda un día menos para ganar esta guerra Descansa todo lo que puedas-
    El 2012 va a ser un año de lucha, pero el triunfo final va a hcer que todo merezca la pena.
    Eres un ejemplo.

    Un besazo

  4. Eres la caña, tía! Insisto, cuando esto termine, lo juntas todo todito y te publicas un libro de puta madre. Best seller, sin duda alguna!!!!

    Un beso enorme y p’alante!

Deja un comentario