Consulta con el antisistista


Ya he visto al antisistista. Y resulta que no es un señor sino una señora, y además la conozco de las otras dos veces que ya he pasado por el Café Quirófano aunque, en ambas ocasiones, en lugar de salir de allí con un trofeo me dieron una cosa que berreaba, olía mal y cada dos por tres me chupaba la teta. Pero eso es otra historia.

Total, que le he enseñado mis papelicos y mis fotos y me ha dicho que está todo bien. Que la ceremonia de entrega de mi premio durará una hora y media o dos horas aproximadamente y que, como es en plena hora de la siesta, que no me corte y si quiero dormir, que duerma y luego me lo cuentan todo. Al parecer nadie le ha dicho todavía que si la gente se duerme cuando está con ella será porque su conversación no es muy amena.

Una cosa muy curiosa es que me ha hecho abrir la boca mucho, mucho, mucho y sacar la lengua. Y yo empiezo a preocuparme porque una cosa es que estén empeñados en que me vaya al resort en ayunas y otra es pretender meterme el buffet de bienvenida con un embudo, para el que sospecho que me han calculado la talla con este gesto.

Yo, por si acaso, estoy pensando cascarme el viernes un pedazo de desayuno británico en toda regla, con sus huevos revueltos y sus beans, aunque no me gusten. Por lo que pueda pasar. Que alguien lleve el jamón para después, por favor. Y es que ya sabéis: “Que no quede un buen Pelón sin su jamón”. 
Os juro que anoche soñé con esto mismo. Montaba un pollo tremendo al llegar a la habitación porque nadie me había traído jamón (querida Ainara, creo que en esto tú llevas bastante parte de culpa). Creo que mi subconsciente empieza a preocuparse por ese rato en el que ya no estás dormido pero aún sigues bajo los efectos de la anestesia y es que dados mis antecedentes familiares –mi padre subió de reanimación cantando “estas sooooon las mañaniiiiiiiiitas que cantaaaaaaaaba el rey Daviiiiiiiiiiid…”– no quiero ni pensar en las barbaridades que puedo soltar yo por esta boquita…

8 comentarios en “Consulta con el antisistista

  1. No te preocupes, yo tengo en casa una pata de jamón jabugo, de pezuña negra, tú me entiendes. La persona que nos la regaló nos dijo que la teníamos que tener un año más curándola, pero si es par que muerdas algo, yo te la llevo y ya te peleas con ella,jajajaja.
    Tú duerme tranquila, que dicen que el que canta su mal espanta ,jejeje.
    Besotes!!!:D

  2. Bueno pues si te sirve de consuelo, yo me desperté de mi operación de columna, diciendo todos los tacos mas impensables en aquella época…..Yo soy “un poco” mayor que todos vosotros juntos.

    Imagina la cara de mis padres orgullosos de su niña educada en Las Carmelitas…..Glup

    Un besazo y ahi estaré dandote toda mi energia positiva….aunque me quede sin ella

  3. Pues no dudes que no te faltará el jamón!! que mal se pasa el mono chica… que no entienden los antisististas esos que el jamón es un superreconstituyenteee!! jajajaaaa
    Bueno, pues como la mujer esa no te ha dado mas que alegrías en tu vida, pues esta va a salir también de rechupeteeee!!
    Eso si, intenta concienciarte de no chillar por los pasillos que quieres jamon, que te echan unas broncas….. eso si, como vas grogui te da igual y sigues chillando… jejejeee

  4. Blanca ánimo que ya no te queda nada para terminar con todo esto. Vas ha estar genial en el Spa y cuando salgas tendrás todo el jamon del bueno esperándote.

  5. Porque me pilla un poco lejos que si no pillaba entrada para ver el espectáculo de Blanca saliendo de reanimación de ritmo de “corasón, corasón, oigo tu palpitarrrrrrrrrrrrrrrrrr” un beso

  6. Me encantas!!! Me haces sonreir cada vez que leo un post tuyo! Eres absolutamente genial!!!
    Un beso enorme y verás que mañana te despertarás divinísima!!!

Deja un comentario