Otros preparativos

– Comprar camisolas: ca-mi-so-las. No camisones. De algodón.  Muy juveniles.  Monísimas camisolas. ¡Yo no uso camisones!

– Comprar un “para encima de las camisolas”: no una bata. ¡Yo no uso bata!

– Comprar ropa interior: eso de que sea otra la que te las tenga que sacar del armario y, lo que es peor, que te las tenga que poner…. Uffff al menos que sean nuevecicas a estrenar. Y con la etiqueta colgando, que se vea bien.
Inciso:

Dice la dependienta: “¿Y sujetadores? ¿Necesitas alguno?” Estoooo… pues va a ser que no. En ese momento me dio la impresión de que alguien pulsaba el botón de [pause]. La pobre no sabía dónde meterse. Y mi madre, que me acompañaba, para quitar hierro al asunto –y adelantar deberes-, le contesta: “Pues no, sujetadores no necesita, pero quédate mi teléfono para avisarme si os entra algún modelo con prótesis.” Y la mujer, que seguía sin saber dónde meterse, se desvivía por tomar buena nota de los números. Bueno, seguimos…

– Comprar un set de higiene de viaje: Con su gel, crema hidratante, desodorante, champú (“intense repair”, ¡ni más ni menos!). En tamaño estupendísimo para 4-5 días. Bueno, el champú siendo del mismo tamaño puede que me dure un par de semanas…

–  Comprobar que sigo teniendo conexión a internet desde la BB. ¡Antes muerta que desconectada!

– Acopio de lectura: novela facilita y los últimos números de mis revistas favoritas, que he comprado y guardado directamente sin leer ni la portada junto con el historial médico que me llevaré a la clínica.

– Pañuelicos cómodos, frescos y de motivos primaverales: porque estar ingresada no significa que no pueda lucir divina de la muerte [risas]

– Avisos varios:

* Tutores de los niños.

* Amiguísima que se encargará de ellos a mediodía (cagontó a ver si conseguimos implantar el horario continuo en el cole). Mil gracias, Lolilla.

* Cambio de horario de la cuidadora en combinación con la que dio nombre a una plaza  Allende que se encargarán de los deberes, baños, cenas, noches, desayunos, uniformes, peleas, dejayadechincharatuhermaaaaaaano… en fin, que harán de mí mientras yo me concentro en recuperarme, además de encargarse de mí y de mi casa. Ahí es . Me parece que ya están ensayando ejercicios malabares con ocho bolas, que creo que se parece bastante a lo que van a tener que hacer dentro de unos días. ¡¡No olviden supervitaminarse y mineralizarse!!

Y bueno, en esas andamos. Descontando días.

6 comentarios en “Otros preparativos

  1. jajaja, de dependientes metepatas tengo un master yo también. A mi me intentó vender vestiditos para bebes y le dije que no tenía hijos (ni podré tenerlos, en teoría) (pañuelo buff en la cabeza) y el mio que era pelotudo siguió insistiendo. Para cuando los tengas… y yo casi me lo como vivo. Al final respiré profundo y me fui sin mandarlo a la mierda… Por lo menos la tuya tuvo algún remordimiento.

Deja un comentario