Cuento medieval


“… tras desayunar con su gran amiga Lady T., cuando cabalgaba por la villa camino de la tienda de uniformes escolares el herrero, la bella amazona Uniteta Doscojonis comenzó a sentirse mareada y sin apenas fuerzas, por lo que decidió regresar a casa. Utilizó entonces el artilugio mágico que guardaba junto a los brebajes y ungüentos medicinales. Aquél que parecía tener campanas en su interior y una ventanita con dibujitos que un día un sabio le dijo que se llamaban “números” que representaban “grados”.

Comprobó entonces lo que se temía: Lady Fiebre y sus más de 39 escoltas se habían colado de nuevo en casa sin haber sido invitados, además de haber traído con ellos a Lady Erupción Portodoelcuerpo. Contactó rauda y veloz con el druida, quien le ordenó acudir a la vecina Villa Urgenciae donde amablemente contaron sus tropas, dando un resultado de 4.260 soldaditos, el 75% de ellos de nombre Neutrófilo. Uniteta celebró la noticia, puesto que eso significaba que la perversa y peligrosa Lady Neutropenia no había venido con ellos, y dejó que dieran de beber a su pajarito: Nolotilum y Augmentinum. Aquellos brebajes la hicieron sudar, mojando sus ropajes y, cuando regresó a casa, Lady Fiebre había desaparecido pero amenazaba con regresar pasadas unas horas. 

Las instrucciones fueron precisas: dejarse agasajar por Sir Paracetamol y Sir Antibiótico durante 5 ó 6 días y de esa manera, Lady Fiebre y Lady Erupción desaparecerían para siempre…”

2 comentarios en “Cuento medieval

  1. Hija, contado así hasta apetece tener fiebre!! Es que te imagino con el look medieval y a Sir PAracetamol haciendote la corte y suena a planazo!!!

    Estás como una cabra, pero me encanta. Ponte buena y a Lady Fiebre la mandas a tomar por…

Deja un comentario