¡Bingo!

Martes, 14:15h. Suena mi móvil.


– ¿Sí? (lo reconozco, yo soy de las que contesta con un “¿si?”. Lo del “diga” o “dígame” no me sale).

– ¿La señora Unamás?

– Sí, soy yo.

– Hola, le llamo de su aseguradora. En primer lugar queríamos agradecerle su confianza en nuestra compañía durante tantos años y presentarle un nuevo producto exclusivo para mujeres (y mi subconsciente dice “uy”). Se trata de una nueva cobertura en caso de accidente, ya sea de tráfico o laboral… no se qué, no se qué, no se qué…. 2.000 euros (joé, se me van a quemar las patatas)

– ya, ya, pero eso, al igual que las tropecientas veces anteriores que me habéis llamado para ofrecerme productos exclusivos, será con una cuota adicional, ¿verdad?

– si… bueno… en este caso sí. Pero déjeme terminar de contarle… porque también le cubriría en caso de ser diagnosticada de cáncer.

– esto…. es que yo YA ESTOY DIAGNOSTICADA DE CÁNCER.

glups. Vaya. Tierra trágame.


[silencio incómodo]

– [Risas]. Uy, me parece que esto no te lo esperabas.

– hmmm… Tierra trágame.

– De verdad, no te preocupes, lo llevo muy bien. Todo va estupendamente.

– Comprendo. Es que… claro… en ese caso el servicio no es activable… (aquí habla su “yo” comercial) ¿Ahora cómo carajo termino esta llamada?

– Ay, pobre. De verdad, no te quedes con mal rollo que no es el caso.

– ya. Tierra trágame

– jajajajajaja bueno, si tienes que rellenar la  parte “observaciones” del cuestionario creo que lo mejor sería que pusieras “¡Bingo!”


– Gracias. De verdad, me alegro de que todo vaya bien. Siga así. Y suerte. Tierra trágame.

– Gracias. Que tengas un buen día.

No sé si ya se habrá recuperado del shock, pero imagino que a la pobre se le habrá quedado el dedo pegado al botón de “colgar” de su centralita, habrá hecho aspavientos para llamar la atención de sus compañeras teleoperadoras para contárselo y hablarán durante unos minutos de “cómo reaccionar cuando te digan que ya está diagnosticada de cáncer”, porque la pobre se ha quedado hecha polvo y he tenido que animarla yo. 

Insisto, desestigmaticemos el cáncer. Mi aseguradora ha aleccionado a sus comerciales para que vendan el producto como la panacea porque señora, en el hipotético caso de que usted sea diagnosticada de cáncer… Pues sí, esos hipotéticos casos existen, mucho más de lo que creen. ¿Y?

Si es verdad eso que dicen de que cuando hablan de uno te pitan los oídos, me parece que hoy me van a pitar durante un ratico.

4 comentarios en “¡Bingo!

  1. menos mal que le tocaste tú, que eres así, la bomba…
    Yo también contesto con un “si?”…. ¿seremos gemelas separadas al nacer o algo? jajajaja

Deja un comentario