4 de febrero: Cáncer no es sinónimo de muerte

Hoy es 4 de febrero, Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer. Es la segunda vez que vivo este día como afectada y, aunque sigo ganando metas volantes, aún falta mucho para que pueda darme por vencedora de esta carrera. Si bien hace unos meses  pude celebrar que ya no había rastro de mi enemigo, sigo en tratamiento y en septiembre próximo me tocará volver a examinarmey comprobar si efectivamente, mis tropas siguen cumpliendo objetivos.

Desde mi experiencia como enferma de cáncer he aprendido innumerables cosas. Cosas que antes de mi diagnóstico no podía ni imaginar. Somos unos auténticos ignorantes de esta enfermedad y tenemos muchos prejuicios. Así que creo que ahora estoy en condiciones de pediros que me ayudéis a desmontar estos mitos y a desestigmatizar el cáncer. Porque un estigma es una marca de por vida, es marcar con hierro candente. Y en nuestro lenguaje y sociedad, “cáncer” sigue siendo un estigma que los enfermos no merecemos. Porque soy normal y cáncer es lucha, no muerte.
Dentro de un ratito llevaré a los niños al cole, charlaré con otras madres, mis amigas, que han vivido el proceso conmigo. Y ninguna me mirará con cara de pena. Sigo siendo yo, la mamadé. Porque cáncer es lucha, no muerte.

Cuando deje a los príncipes me iré a la clínica a recoger los resultados de mi última analítica para presentarle el recuento de tropas al druida y que me recete la quimio para mañana. Coincidiré con otros pacientes y les saludaré con una sonrisa. Hablaremos de lo mal que va el país, de lo bien que hemos pasado el fin de semana… porque somos normales. Cáncer es lucha, no muerte.

Cuando acabe mis gestiones médicas recogeré a los príncipes en su extraescolar, y coincidiré con otros padres a los que no conozco mucho pero que veo con asiduidad. Y ellos ni siquiera saben que estoy peleando contra el cáncer. Porque soy normal. Cáncer es lucha, no muerte.

Y cuando llegue la noche, llegará la hora de los baños, cenas y cuento de los príncipes. Y seguirán peleándose y a mí seguirán doliéndome los riñones. Porque soy una mamá normal. Cáncer es lucha, no muerte.

Por supuesto ahora tengo mis “peculiaridades”. Adquisiciones y pérdidas que ya son parte de mí. Eso es innegable y sería ridículo no reconocerlo. “Yo soy yo y mis circunstancias”. Siempre ha sido así y ahora aún más, pero tener o haber tenido cáncer no debe ser en ningún caso excusa ni razón para colocarnos una etiqueta negra. Por favor, dejemos de utilizar el término “cáncer” como sinónimo de “muerte”.

Quizá hasta hoy no habías conocido la cuarta acepción que la Real Academia de la Lengua otorga al término “cáncer”.


cáncer.

(Del lat. cancer).

1.adj. Dicho de una persona: Nacida bajo el signo zodiacal de Cáncer. Yo soy cáncer, ella es piscis. U. t. c. s.

2.m. Med. Enfermedad neoplásica con transformación de las células, que proliferan de manera anormal e incontrolada.

3. m. Med. Tumor maligno.

4. m. Proliferación en el seno de un grupo social de situaciones o hechos destructivos. La droga es el cáncer de nuestra sociedad.

Porque cáncer es lucha, no muerte, me ofende mucho que se utilice mi enfermedad como ejemplo ilustrativo de lo peor de lo peor. ¿Me ayudas a eliminar esa acepción del diccionario?

4 comentarios en “4 de febrero: Cáncer no es sinónimo de muerte

  1. Hace mucho que no te dejaba un comentario, aunque te leo siempre, ya lo sabes.
    Tu eres el vivo ejemplo (y es así como aprendemos mejor, con los ejemplos) de que el cáncer es lucha y no muerte.
    Sabes que nunca me cansaré de darte las gracias por todo lo que me estás enseñando.

    Un besazo

  2. Gracias a luchadoras como tu se le está quitando la mala fama al cáncer, por que hay cosas peores, y aunque esta enfermedad te cambia la vida no acaba con ella. No eres normal, eres mucho mejor que eso!! Un beso! Mei

  3. Me encanta este post. Mi mejor amiga está luchando ahora también, sin perder la sonrisa, haciendo ganchillo, colgando fotos graciosas en Facebook, hablando por los codos (como siempre) y con los mismos proyectos que hace tiempo que barajamos y con los que soñamos despiertas… Porque es ella, la misma que hace dos años no estaba diagnosticada.

    Las etiquetas me dan mucha rabia, pero en este caso más todavía. Una enfermedad no te anula como persona, ni te define. Es tu circunstancia, sí, pero tú sigues siendo tú y eso no hay que olvidarlo nunca.

  4. me ha encantado tu post..tengo 28 años y acabo de empezar la batalla..bueno todavia ni eso..estoy a la espera de la operacion el dia 11..pero ejemplos como el tuyo.son.los q m dan fuerza y animo para luchar!!

Deja un comentario