El placer de las pequeñas cosas

Cuántas veces nos habréis oído decir a los que hemos pasado por una enfermedad grave frases como “vive la vida”, o “disfruta de las pequeñas cosas”. Os aseguro que es totalmente cierto. Cuando estamos bien no le damos importancia a los pequeños detalles del día a día pero ¡ay, amigo! la de lágrimas que nos cuesta cuando no podemos disfrutarlos.

Mi diagnóstico llegó en noviembre de 2011. Hacía un par de meses de mi último baño. Tras quimioterapia y cirugía, terminé radioterapia ocho meses después, y durante todo el verano de 2012 no me pude dar un baño con mis hijos. Somos levantinos, y para nosotros el baño es tan necesario como respirar pero el sol está contraindicado durante al menos un año en las pieles radiadas y no era cuestión de bañarme a las 22:00h con ellos.


Pero todo llega, y ayer por fin, un año y ocho meses después de mi diagnóstico, pude bañarme con mis hijos. Ellos lo notaban. Mamá estaba feliz. Se abrazaron a mí sonriendo, enganchados como lapas, ninguno de los tres hacíamos por soltarnos. Yo lloraba emocionada, pero como soy miope y uso gafas de sol oscuras dentro del agua, ellos no se dieron cuenta. Risas, abrazos, juegos, besos. 
Fue un momento mágico que sé que nunca olvidaré. Ese primer baño con los Príncipes fue otra manera de decirle al bichocabrón: “Ahí te quedas. Yo tengo una vida que disfrutar y tú no entras en ella.”

Así que, de verdad, hacedme caso. Disfrutad de las pequeñas cosas del día a día: una cena con amigos, un baño con tus hijos, una sobremesa distendida, un café con esa persona tan especial para tí… no esperéis a perderlo para valorarlo. Vive la vida. Disfruta de los tuyos. Sonríe y sé consciente de lo feliz que eres en esos momentos.

8 comentarios en “El placer de las pequeñas cosas

  1. Como te entiendo blanca! El sábado pasado lloré yo por lo mismo, pensé q no me bsñaria hasta al menos el verano q viene, meterme en el mar al atardecer flotar sentir el agua fue mágico,y si tmb lloré de felicidad y deje allí muchos fantasmas.. No pare de sonreír y me di cuenta de q poco a poco ls vida volverá a la normalidad!

  2. Tuve la gran suerte de estar ahí¡¡¡ Y a pocos metros, vivirlo con vosotros. Tu cara y la de tus hijos, sobre todo la mirada de Nacho, mientras te rodeaba con sus brazos no tiene precio. Me considero una privilegiada por ese momento y por conocerte. Muchas gracias por dejarme compartirlo y hacernos participes a mi y a mis hijos de ese momento tan especial.Nena, tu si que vales¡¡¡¡

  3. A veces me paro en medio de cualquier tontería, no sé, mientras voy a comprar con la pompona, y la miro y me doy cuenta de repente de lo feliz que soy y de la suerte que tengo. Totalmente de acuerdo. Cualquier momento, por pequeño que sea, es un momento único de nuestra vida y hay que disfrutarlo como tal!

  4. ¡Hola! Soy Cisa, de Fieltrum, y ya hace unos meses que sigo tu blog, y no precisamente por oncocrafter (lo del “onco” lo leí después). Para para mí es un placer poder leer de tu día a día, con tus trabajitos, tu familia Real y, sobre todo, la energía positiva que pones en todo ello. Enhorabuena por vuestro baño, y espero que este sea el primer verano de otros muchos.
    Un abrazo!

  5. Acabo de llegar por aqui, todavia me queda mucho por leer, pero que ganas tengo de darme ese baño! Soy otra mas del batallon y estoy deseando que pase este verano, para llegar a ese gran momento que viviste junto a tus hijos.
    Un besazo y a seguir disfrutando de la vida!

Deja un comentario