Archivos de la categoría #donamedula

El verano de mi vida


Cuando por fin has podido darte tu primer baño con los príncipes tras más de año y medio en secano.
Cuando en ocasiones has tenido que llamar a los sobrinos por el apellido porque eran tantos que te liabas.

Cuando las sobremesas con gente que te quiere mucho han durado varias horas.

Cuando tantos encuentros y reencuentros han comenzado con un abrazo apretao de los que te tocan por dentro.

Cuando #donamedula ha seguido llegando a tu gente y has conseguido que una persona más se haga donante.
Cuando miras las fotos y ves familia, amigos, manualidades y abalorios, pero sobre todo sonrisas. Muchas sonrisas.

Cuando eres consciente de haber exprimido cada uno de los minutos de las vacaciones.

Creo que sí, puedo afirmar que éste ha sido el verano de mi vida.

Gracias a todos los que habéis hecho que así sea, que sois un buen puñado.

No me toques las narices

Muerdo. Estoy que muerdo. Pocas veces me veréis indignarme, pero lo de la ONT ya es que lleva demasiado tiempo tocándome los lereles.

No sólo no pones en marcha las tan necesarias campañas de concienciación sobre la donación de médula ósea y cordón umbilical. 


No sólo no apoyas a quienes voluntaria y solidariamente realizamos el trabajo que se supone deberías realizar tú en favor de #donamedula.

No sólo no materializas las prometidas medidas de duplicar el número de donantes en España de las que alardeabas al presentar tu estupendo Plan Nacional de donación de médula ósea con el que tanto te gusta llenarte la boca. Ohhhhh! Qué maravilla! ¿Te hacemos palmas? Duplicar un mísero 0,2% es alcanzar el igualmente mísero 0,4%.

No sólo no haces nada de eso. No contento con eso, te sigues adjudicando medallas que no te corresponden. Si en este país la gente sabe lo que es la médula ósea, para qué sirve y que se puede donar no es precisamente gracias a tu -inexistente- labor informativa.

Ese mérito es de colectivos como Pelones Peleones que, sin recurso alguno, ponen en marcha iniciativas como los billetes solidarios, el reto de ser TT en twitter, la recogida de 100.000 firmas y tantas otras.

Ese mérito es de fundaciones como Uno Entre Cien Mil, que surgen de un caso particular con el único objetivo de informar y conseguir fondos para contribuir en la lucha contra la leucemia.

Ese mérito es de particulares como los papás de Alba Pérez, los papás de Guzmán y más recientemente los papás de Mateo, que se lanzan a la calle, los medios y las redes sociales a presentar su caso y concienciar sobre la donación de médula ósea.

Pero no; tú, ONT, no te conformas sólo con eso. Tú además te dedicas a escribir notas informativas advirtiendo de que esas campañas no sirven más que para conseguir “unos cientos o miles de donantes más” (eso lo has dicho tú, ONT), desacreditando la labor de tantos particulares y profesionales sanitarios que se dejan la piel día tras día para informar sobre la donación de médula ósea, acusándonos de pretender individualizar un acto tan generoso para un paciente en particular, cuando bien sabes que lo primero que indicamos es que quien se hace donante lo hace para quien quiera que lo necesite en cualquier parte del mundo. Para eso sí tienes tiempo.

Cuanto más leo tu Nota Informativa más me indigno. Expondría punto por punto mis comentarios a cada uno de esos párrafos, pero por respeto a mis lectores, me ahorro la vomitona e insto a cada cual a que saque sus propias conclusiones.

Por mi parte, yo te vuelvo a adjudicar el premio WTF.

Premiada


Menuda responsabilidad. Lamar me  ha dado un premio y no sé muy bien por qué. La verdad es que no soy yo muy aficionada a esto de los galardones blogueriles, pero a todos los que seguimos algún blog nos gusta saber algo más del bloguero que se esconde detrás y en estos premios es donde podemos abrirnos en canal. Así que recojo el guante: 

1. Una antigua certeza que ahora no lo es. – “Lo normal”. Lo normal hace mucho que dejó de ser lo normal para mí. Hay que disfrutar intensamente de las pequeñas cosas, y te pongo un ejemplo: hay que descartar esos saludos sosos y casi mecánicos con los amigos. ¡No hay nada como un abrazo apretao y un beso biendao!
2. Un deseo que todavía ves alcanzable. – Llegar a vieja. Y  llegar a fin de mes en números negros.
3. Una persona para perderte en una isla. – Mi Mangüé. Un compañero de la universidad con quien no tenía excesiva relación por aquel entonces, que acabó siendo mi compañero de trabajo y posteriormente mi jefe y mi mejor amigo. Con él he tenido (y sigo teniendo)  las mejores conversaciones, que pueden durar hoooooras y horas aderezadas de miradas cómplices, abrazos apretaos, bailes imposibles y risas, muchas risas. Y es el mejor recogiendo mis lágrimas. Pero que nadie se lleve a engaño: la perpetuidad de la especie no estaría garantizada en ningún caso.
4. El recuerdo más antiguo. – Cuando tenía dos años mis padres me llevaron de crucero con mis hermanos y unos amigos. Al ser la pasajera más pequeña de todo el barco, me dejaron romper un gigantesco huevo de chocolate en la cena de gala dándole golpes con un martillo también de chocolate que me dejaron comerme. El huevo contenía un regalo: una cesta de mimbre que mi madre conservó y ahora uso en casa como fuente para el pan.
5. Sinónimo de ternura. – Contemplar a mis príncipes, que se pasan el día peleando, durmiendo a mi lado. Y ver sonreir a Leo, LucasGuzmánNoa y otros tantos niños que están luchando o ya han superado una leucemia u otra enfermedad hematológica.
6. Un nombre y qué significa para ti. – Uniteta Doscojonis, por motivos evidentes. Y quien no la conozca,  ¡a googlear!
7. Si volvieras a nacer, tres cosas que repetirías. – mis príncipes, mis príncipes y mis príncipes.
8. Si volvieras a nacer, qué tres cosas cambiarías. – el sistema actual de donación de médula ósea y cordón umbilical; el sistema actual de donación de médula ósea y cordón umbilical; y el sistema actual de donación de médula ósea y cordón umbilical.
9. Una gran decepción. – que te falle una persona a quien quieres. Buffff
10. ¿Qué errores repites una y otra vez? – perder la paciencia con los príncipes. Y decir “he sacado por la impresora” porque nunca sé si debo decir “he imprimido” o “he impreso”.
11. ¿Sobre qué escribirías un libro? – sobre mi experiencia con el cáncer, con la intención de ayudar a otras que lamentablemente pisarán mis pasos. ¿Puedo enlazar esta pregunta con la nº 2? 

Ahora me toca lanzar mis once preguntas. Aquí van:
1. ¿Tienes algún mote o diminutivo cariñoso por parte de tu familia o amigos?
2. Algún objeto de tu infancia que recuerdes con especial cariño. ¿Lo conservas?
3. ¿Hay alguien además de tu pareja/hijos a quien puedas decirle te quiero? ¿Se lo has dicho?
4. La última vez que reíste a carcajadas
5. Algo inesperado en tu vida
6. Un destino pendiente
7. Un proyecto pendiente
8. Un comercio donde te encontraríamos si te tocara la lotería
9. Tu palabra favorita, existente o inventada.
10. ¿Te apañas con las tijeras y el pegamento? ¿Y con la aguja?
11. Tres webs (blogs o no) que recomendarías y que no estén en tu blogroll.
Y los blogueros a quienes lanzo el guante:
Eva, de Sobrevivir
Mei, de Teta Rota
Paula, de I love bugs
Rebeca,  de Life in pink
Paula, de Tres pompones
Se lo pasaría a muchos más, y siguiendo las instrucciones deberían ser once, pero algunos ya han sido premiados y otros creo que no recogerían el guante, así que sentíos libres de contestar, blogueros o no, en los comentarios. Y no miro a nadie…

Cómo puedes ayudar tú en la lucha contra la leucemia

Ya sabéis que yo entré en contacto con el mundo de las enfermedades hematológicas a raíz de conocer a Janire, enferma de aplasia medular, y por Jose, papá de Guzmán; Elías, Leo, Lucas, Mónika… Fue a través de ellos cómo un grupo de oncochungos (alguno incluso no es enfermo de cáncer, pero igualmente oncoconcienciado) hicimos nuestra su lucha y surgió la iniciativa #donamedula de Pelones Peleones.

Es cierto que  #donamedula ya es parte de mi vida porque a diario estoy en contacto con muchos enfermos, familiares y profesionales médicos y estáis hartos de oirme hablar de la necesidad de colaborar en la lucha de las enfermedades hematológicas, pero hasta hace año y pico era un mundo totalmente desconocido para mí. Igual que para esa persona que he conocido este fin de semana y que me preguntó: ¿pero qué puedo hacer yo por #donamedula? Esta entrada va por tí.

Aquí van unas cuantas sugerencias: 

Lo primero INFORMARTE: qué es la leucemia y otras enfermedades de la sangre, qué es la médula ósea y para qué sirve y sobre todo cómo se puede donar. Tanto en la web de la Fundación Josep Carreras como en la web de Pelones Peleones encontrarás toda la información. 


O si lo prefieres, tómate un café conmigo  y yo te lo cuento.

Luego, ponle cara a los enfermos. Conoce sus historias, contada por ellos mismos en sus blogs. No creas que esto son cosas que le pasan a los demás o que sólo salen en la tele. Lamentablemente son muchos, y yo sólo he citado a algunos amigos. Conociéndoles te resultará mucho más fácil ponerte en marcha.

La mayoría de estas fotos han salido de Alma Fotografía Solidaria. No dejes de consultar esta web. Bellísimas fotografías con alma. Te va a encantar.

Y ahora sí, ha llegado el momento de que aportes tu granito. Hay mil cosas que puedes hacer:
La mejor manera como puedes ayudar es haciéndote donante de médula ósea. Aquí puedes ver dónde debes dirigirte según dónde vivas. Y no olvides que también puedes donar sangre o incluso donar plaquetas (esto también lo he aprendido este año). Ellos te lo agradecerán.

Colabora en la difusión del mensaje de la importancia de la donación de médula ósea con la iniciativa de los billetes solidarios. Sólo necesitas un boli y cualquier billete que pase por tus manos para colaborar con la concienciación. O colocando un cartel en tu coche, tu trabajo, dejándole unos cuantos a tu panadero o al de la gasolinera… ¡todo vale! 

Hazte con un dorsal del Proyecto Corre de la Fundación Uno entre Cien Mil. No hace falta que participes en ninguna carrera para poder lucirlo. ¿Quién no corre a diario a coger el bus, al cole de los niños o a la cita de las doce? Yo lo imprimí, lo plastifiqué y lo llevo como llavero.


Contacta con Pelones Peleones si tienes cualquier duda o para proponernos cualquier iniciativa que se te ocurra. Estamos deseando ayudar. 
Hay mucho que puedes hacer por #donamedula. Sólo es cuestión de echarle ganas. ¡Gracias!

Pelones Peleones premio Bitácoras 2012 Mejor Blog Social

El viernes pasado fue un día grande. Uno de esos días en los que te vas a la cama con la satisfacción del deber cumplido.Y es que Pelones Peleones recogió el premio Bitácoras 2012 a Mejor Blog Social. Y aquí la menda, Uniteta Doscojonis, tiene el honor de ser una de los once locos “precursores” de este colectivo.

Allí estaban Jose, Elías y Luki en representación de todos los Pelones Peleones. Todos, ¿eh? Fuimos once los que lo pusimos en marcha pero sería incapaz de decir cuántos Pelones Peleones hay en el mundo. Tú que me lees y compartes, comprendes y te solidarizas con nuestras causas ya eres un Pelón Peleón, así que este premio también es tuyo:

Lo bueno buenísimo de estos premios es que nosotros no nos presentamos como candidatos. Son los usuarios de internet, lectores de blogs, los que votando sus bitácoras preferidas en las diferentes categorías, nos nominan y fíjate tú que ¡Pelones Peleones quedó el primero de tres finalistas en la categoría mejor blog social-medioambiental! Luego es un jurado el que se encarga de decidir quién se lleva el premio y no supimos que éramos ganadores hasta el mismo viernes durante la entrega de premios.

Vete al minuto 09:22:00 a 09:27:00 de este vídeo. Son cinco emocionantes minutos que pusieron la piel de gallina a mucha gente. Incluso el presentador quedó tocado. Somos Pelones. Somos Peleones. Y sois ganadores del Bitácoras 2012 a Mejor Blog Social. Insisto: gracias a todos pero sobre todo enhorabuena a todos. Este premio es vuestro, nosotros sólo somos el instrumento.

Las tres personas que vais a ver son Mari Carmen –Luki-, cáncer de mama superado; Elías, leucemia superada; y Jose, papá de Guzmán, que a sus cinco recientes añitos acaba de superar una leucemia.

No sé, se puede decir más alto, pero ¿más claro?

Yo estoy muy orgullosa de ser Pelona Peleona y ya no concibo mi día a día sin  Ainara, Clara, CristianElías, Esti, EvaJanire, JoseLuki ni Paloma. Nosotros somos vuestro altavoz y sentimos la gran responsabilidad de seguir siéndolo. No entendemos de ritmos de actualización (ojalá pudiéramos publicar más frecuentemente), ni de relación palabras/post, ni de cantidad de visitas/día… sólo somos pelones. Pelones Peleones. Con nuestros altibajos, nuestras carencias, nuestras exigencias. Ésa es nuestra esencia. Tú eres nuestra esencia. Enhorabuena por este premio.

Lo mejor de todo es que ni siquiera sabemos en qué consiste el premio. Nosotros ya tenemos el reconocimiento a todo el colectivo que representamos y eso ya es suficiente, pero es que además nos han dado un trofeo, que peregrinaremos de casa en casa como la virgencica del pueblo, por qué si no, dime a tú a ver… somos once locos repartidos por toda la geografía española y con la cantidad de pelones que vais metidos en ese trocito de metacrilato, no sé yo si nos vais a caber en casa…  pero el premio en sí aún no sabemos lo que es (un móvil de última generación, una tablet o algo así), aunque conociéndonos como nos conocéis, ya intuiréis que no nos lo vamos a quedar ninguno de nosotros, pero de eso os hablaré en otra entrada, que ahora tengo que celebrar que me han dado un premio. Va por ustedes: