Archivos de la categoría libro Una más del batallón

Entrevista Uniradio Jaén

Ayer tuve el privilegio de ser entrevistada por Víctor Guillermo Figueroa para su programa de radio “Plataforma Solidaria”, de Uniradio Jaén. Víctor es además de un gran profesional, una bellísima persona, por lo que más que una entrevista fue una distendida y divertida charla entre amigos sobre mi manera de haber vivido el cáncer, Pelones Peleones y #donamedula.

Victor, muchísimas gracias por todo. Eres un sol. Fue un auténtico placer charlar contigo. Nos vemos pronto.

Y a todos vosotros, no dejéis de conectar con Uniradio Jaén los miércoles a eso de las 19:00h. Conoceréis grandes historias de superación, de solidaridad y de lucha.

Os dejo con la entrevista. Espero que la disfrutéis tanto como lo hice yo.

(pincha en la imagen o el enlace para descargar el archivo de audio)

http://uniradio.ujaen.es/audio/download/3736/17%2005.03.14.mp3

 

Presentación del libro “Una más del batallón”

Y después del parto literario, llegó el día de la presentación en sociedad de la criatura.

La sala estaba llenísima. Familiares, amigos, profesionales sanitarios, representantes de asociaciones oncológicas, gente de la calle… Y todos estaban allí por mí, y por esta locura que empezó en una red social con un sencillo pero contundente “Ya conocéis a alguien que va a superar un cáncer de mama”. ¡Menuda responsabilidad!

Gracias a todos. Muchísimas gracias. A los que me acompañásteis en la sala y a los que me seguisteis desde la fila cero, al otro lado de las redes y líneas telefónicas. Os aseguro que os sentí a todos a mi lado en el escenario, y gracias a eso siempre recordaré esa noche como una de las más emocionantes de mi vida.

Aquí tenéis el vídeo de la presentación del libro “Una más del batallón… de luchadoras del lazo rosa”. No sé si alguna vez veréis tanto cariño junto. Desde el escenario y desde el patio de butacas.  Para muestra, el turno de preguntas/comentarios que surgió espontáneamente.

¡Arriba mis Pelones Peleones! Dona médula, dona vida.

 

Cosas bonitas que te pasan tras el cáncer

Hoy no sé muy bien cómo empezar a redactar. Llevo un rato escribiendo y borrando hasta dar con esta “superfrase”. Ole tú, Blanquilla. En fin.

Hace tres meses que no voy a ver al druida a su consulta, aunque hace unos días tuve el privilegio de que introdujera la presentación de mi libro.

Este es un vídeo resúmen de cuatro minutos publicado en la prensa (espero poder compartir el vídeo completo en unos días, porque Pelones Peleones y #donamedula fueron protagonistas de excepción)

http://www.laverdad.es/murcia/20131128/mas-actualidad/cultura/libro-mano-agarrarte-cuando-201311281917.html

video resumen presentación libro

Hace cuatro meses que no me inyectan venenitos, aunque sigo yendo cada cuatro semanas a “la peluquería” para limpiar el catéter  y disfruto del abrazo de mis niñas de quimio, de las conversaciones con antiguos compañeros de depilación, y procuro contagiar mi optimismo a “los nuevos”, esos desconocidos con los que apenas coincido unos minutos pero me consta que reciben un chute de buen rollo.

Sigo siendo unamás del cole de los príncipes, unamás del barrio, una más del batallón, pero hay quien me ha conocido…

Por la radio (entrevista 23 octubre):

http://www.orm.es/servlet/rtrm.servlets.ServletLink2?METHOD=DETALLEALACARTA&sit=c,5&idCarta=139&serv=BlogPortal2&ofs=0&orden=1&orden2=3&mOd=24499&autostart=RADIO

Por el periódico:

Una más del batallón entrevista la verdad

Unamás periódico la verdad 26 noviembre 2013

…  o por la tele (minuto 18:00):

http://www.rtve.es/alacarta/videos/noticias-murcia/noticias-murcia28-11-2013/2178902/

 

Noticias Murcia.(28/11/2013)

Y yo sigo alucinando. Porque yo sólo soy unamás. Alguien muy afortunado que disfruta de esta nueva oportunidad exprimiendo cada minuto, disfrutando de cada momento, agradeciendo  ̶  y alucinando ̶  con cada cariñito que recibo a diario, incluso de desconocidos que me paran por la calle para felicitarme. No doy crédito.

Y soy feliz. Porque estoy ayudando. El libro está cumpliendo el objetivo por el que fue publicado: transmitir un mensaje de optimismo. Hay vida durante y después del cáncer. De ésta se sale y además, siendo mejor persona.

Esta tarde impartiré una charla en AMIGA, la Asociación Murcia de Cáncer de Mama, que lleva por título: “Una más del batallón: se puede superar un cáncer con energía y buen humor”

 

Cartel charla Una más del batallón

Y en éstas ando. Sonriendo. Viviendo. Disfrutando.

Hoy he tenido analítica para mi primera ITV. Confío en que los resulados sean satisfactorios. A ver si en esta primera revisión puedo enseñarle unos marcadores tumorales de premio al druida y me renueva la condicional otros tres meses más.

Seguiremos informando.

Gracias por estar ahí. Sé que seguís muy pendientes de mí.

Entrevista a Unamás en el periódico “La Verdad”

Unamás periódico la verdad 26 noviembre 2013

Blanca Romá. Bloguera y autora del libro “Una más del batallón”

La escritora murciana presenta mañana su libro en el Aula de Cultura de Cajamurcia, en el que narra en clave de humor su experiencia con el cáncer de mama.

Blanca Romá tiene 38 años, está casada y es madre de dos niños de seis y ocho años. En noviembre de 2011 le diagnosticaron un cáncer de mama y tras haberlo superado, ha publicado su experiencia personal en el libro “Una más del batallón.. de luchadoras del lazo rosa. Los cuentos de Uniteta”. Esta murciana, diplomada en Turismo, presenta mañana en el Aula de Cultura de Cajamurcia este relato cargado de energía y buen humor, en el que narra el día a día de su enfermedad con grandes dosis de vitalidad y optimismo.

̶ ¿En tu caso se puede decir eso de ‘prueba superada’?

Bueno, si no la guerra entera, sí he ganado la gran batalla. Después de dos años, habiendo pasado por quimioterapia, una mastectomía, radioterapia y un año de lo que se podría llamar “quimioterapia suave” (anticuerpos), mi oncólogo me ha concedido el premio “revisiones periódicas” lo que significa poder pasar tres meses sin ir a su consulta, que es muchísimo.

Aún no soy capaz de decir “yo he vencido al cáncer”. Imagino que eso lo iré comprobando con el tiempo.

̶ ¿Qué es lo primero que a uno se le viene a la cabeza cuando recibe un diagnóstico de cáncer?

Lo primero que pensé fue en mis hijos. Me preocupaba que el tratamiento no me permitiera seguir haciéndome cargo de ellos, llevarlos al colegio, ayudarles con los deberes… Durante los dos días que tardé en asumir mi enfermedad, aún antes de habérselo dicho a nadie, es cierto que llegué a plantearme el peor de los casos –que pudiera morir–, pero lo descarté de plano, levanté la cabeza y me dije “¡A luchar!”

̶ ¿Cómo diste la noticia a tus familiares y amigos?

A mis padres se lo dije al día siguiente de recoger los resultados de la biopsia, que dejaban muy claro que se trataba de cáncer. Yo pensaba esperar un poco, pero mi hermana mayor me convenció  de que era mejor comunicárselo cuanto antes y así poder empezar a luchar juntos.  Me dijeron “somos un equipo” y “tranquila, todo va a salir bien”. Nunca lo olvidaré.

A mis hijos se lo dije con naturalidad, mientras poníamos la lavadora [risas]. Cuando uno de esos primeros días en los que yo tenía mil pruebas y citas médicas, el mayor –de seis años entonces– me preguntó si iba a una simple revisión, le dije que no, que me habían encontrado un bultito en el pecho y estaban mirando cuál era la mejor medicina para curarme. Y seguimos poniendo la lavadora [risas].

A mis amigos se lo dije a través de una red social con la frase que cierra el libro: “Ya conocéis a alguien que va a superar un cáncer de mama”.

̶ ¿Cómo cambia tu vida a raíz del diagnóstico?

En apenas trece días estaba recibiendo mi primera dosis de “veneno para vivir”, la quimioterapia, así que desde el primer día tuve que dejar de trabajar. Eso supuso un cambio drástico en mi vida, pero es cuestión de adaptarse. Yo siempre he sido muy activa y no iba a permitir que un bicho me frenara, así que además de convertirme en ama de casa full time disfrutando del día a día sin las prisas habituales, también me convertí en bloguera, Pelona Peleona y aficionada al fieltro, los abalorios, las manualidades infantiles… lo que yo denomino ser una oncocrafter.

̶¿En qué momento decides comenzar a escribir un blog? ¿Habías escrito alguna vez antes?

Nunca antes había escrito ni me lo había planteado siquiera. Realmente el blog surgió por casualidad. A raíz de decir en la red social que tenía cáncer, mi entorno mostró su preocupación y yo sentía la necesidad de compartir lo que me iba sucediendo: las pruebas, las visitas al oncólogo, las primeras sesiones de quimioterapia… y siempre lo contaba en clave de humor, porque yo me encontraba bien, psicológicamente fuerte, y me salía así. A los quince días decidí abrir un blog por una mera cuestión de espacio. Es que hablo mucho.  [risas]

̶¿Qué frases crees que no se deberían decir nunca a un enfermo de cáncer y, sin embargo, has tenido que oírlas a menudo? ¿Por qué?

Al principio la gente, sin querer, mete la pata constantemente. No me ayuda nada que me digas “Ay, pobre. Estarás hecha polvo, ¿no?” ni que me hables de la (inexistente) posibilidad de que no se me caiga el pelo con la quimioterapia.

Yo había decidido llevar mi enfermedad con energía y buen humor, pero era consciente de que mi entorno no sabía muy bien cómo comportarse conmigo en ese momento, así que lo dije claramente. Les pedí expresamente que me trataran con  la misma naturalidad con la que yo lucía mis pañuelos o sonreía en la cola del supermercado. No quiero dar pena, no os compadezcáis de mí. Tengo cáncer, pero lo voy a superar. No hagamos un drama de esto.

Por otra parte, los enfermos de cáncer tenemos una pesada losa adquirida que vosotros, los medios de comunicación podéis ayudar enormemente a quitarnos de encima. Se llama cáncer, no “una larga y penosa enfermedad” ni otras cosas por el estilo. Se llama cáncer. Utilicemos el término correcto. Porque cáncer es lucha, no muerte. Somos afectados, no víctimas.

Y, por favor, no utilicemos la palabra “cáncer” en tono peyorativo para referirnos a lo peor de lo peor en cualquier ámbito. “La droga es el cáncer de nuestra sociedad”. Ese ejemplo lo recoge incluso la Real Academia de la Lengua para explicar la cuarta acepción del término “cáncer”, y a mí me duele muchísimo. Desestigmaticemos el cáncer, porque los enfermos oncológicos no merecemos ese tratamiento.

̶Además de tus familiares y amigos, ¿quién te ha hecho sentir que no estás sola?

Sin ninguna duda, mis Pelones Peleones. Pelones es un grupo de gente relacionada con el cáncer, enfermos, familiares o simplemente personas sensibilizadas con esta enfermedad que compartimos experiencias, nos damos ánimo en los momentos difíciles y luchamos por mejorar lo que consideramos injusto en torno a las enfermedades onco-hematológicas.

̶¿Qué has aprendido durante este tiempo?

El tratamiento de un cáncer es muy largo, y durante el proceso te da tiempo a aprender muchísimas cosas, especialmente sobre ti mismo. Ahora sé que soy más fuerte de lo que pensaba, sé distinguir lo importante de lo que no lo es tanto y sobre todo, sé disfrutar de las pequeñas cosas. Y aprovecho cualquier ocasión para celebrar una buena noticia bailando mi ya famoso titiriritititiii, especialmente si es médica, pero me vale cualquiera.

̶El blog te ha dado popularidad pero hay muchas personas que escriben sobre el cáncer. ¿Qué crees que te ha hecho a ti distinta, a pesar de que te consideres a ti misma ‘Una más del batallón’?

Creo que el éxito del libro es debido a que se ha ido escribiendo él solo, día a día, en caliente. Efectivamente, hay muchos libros sobre cáncer,  algunos muy científicos con términos difíciles de comprender, otros muy dramáticos, otros que detallan las distintas etapas psicológicas de un enfermo o los cientos de efectos secundarios que puedes sufrir debido a la quimioterapia. Pero éste es un libro contado en primera persona, en tono coloquial y sin pretensión alguna. Es mi experiencia personal contada de tú a tú, explicando cómo lo he vivido yo, que he podido comprobar que hay vida durante y después del cáncer.  Y sobre todo, con mucho optimismo y muchas risas.

 

Un duro camino que al final tiene sus compensaciones. La escritora repasa este tiempo vivido y asegura que volvería a dar el paso que ha dado en esta ocasión con la escritura del libro, ya que ha encontrado grandes compensaciones.

̶Ahora has escrito un libro que está teniendo un gran éxito. Al final ¿El cáncer te ha dado más de lo que te ha quitado?

Desde luego que sí. Sin ninguna duda. Me ha dado grandes amigos, momentos muy especiales, ha tornado mis relaciones personales en algo que va mucho más allá de un grado de parentesco o una amistad, pero sobre todo, ha convertido cada día de mi nueva vida en una auténtica fiesta. El cáncer me ha hecho mejor persona.

̶¿Por qué decides escribir este libro?

Porque me lo pide mi entorno: mis familiares y amigos y sobre todo, los lectores de mi blog. Había una chica que me decía que diariamente imprimía lo que yo escribía y se lo daba a su vecina, que no entendía de ordenadores y estaba recién diagnosticada, y me daba las gracias porque la hacía reír y ese día lo pasaba mejor.

¿Tú sabes lo que te llena eso a nivel personal? Estoy muy contenta de haber dado el paso porque el mensaje está llegando a mucha gente: Se puede. Del cáncer se sale. Échale ganas, que no estás solo.

 

La vida es bella

… y yo quiero hacerte ver que la tuya también.

Porque la vie est belle, desde luego que lo es. A veces te da una bofetada,  ̶ en mi caso, un buen bofetón ̶ ,  pero cuando te recuperas es maravilloso porque ves las cosas de otra manera, ¿verdad?

Llevo una temporada convulsa, excitada, incluso hiperactiva. Me están pasando cosas muy bonitas. Me embarco en un proyecto y de ése sale otro, y de éste otro, y otro… y estoy encantada, porque estoy ayudando y así es como me siento feliz. En breve os iré contando en qué consisten. Sé que esto está afectando gravemente al ritmo de publicación en el blog, pero en este momento no doy para más. Sé que lo entendéis. Y si no, me acojo a la oncoenmienda: #HiceQuimioYMeQuedéAsí

Nunca hubiera podido imaginar que el libro iba a tener este éxito. Las muestras de afecto que recibo a diario me tienen desbordada. La gente me da cariñitos por la calle, por teléfono, por e-mail, por boca de amigos, a través de la web… y sigo pensando que yo sólo soy unamás. Pero siento una responsabilidad que al mismo tiempo me hace feliz. Me siento plena.  Sé que puedo ayudar y voy a dedicarme enteramente a ello. Son varios los proyectos que a partir de ahora van a dibujar mi línea del horizonte.

¿Y tú? ¿Tienes un horizonte? Defínelo, y ve a por él. Ahí está tu norte.

Os dejo con algunos cariñitos recibidos:

libro una mas del batallon (2)

“He llorado, me he reído, emocionado, sorprendido y sobre todo, aprendido.”

“Me has ayudado a ver la vida de otra forma y de darle importancia a lo que realmente lo tiene.”

“Un imprescindible para quien esté, haya estado o vaya estar en esa lucha. Para quien tenga a su lado a uno más de este gran batallón de luchadores. O, simplemente, para quien quiera retomar el valor de las cosas sencillas en este mundo de locuras que nos ha tocado vivir.”

“Sólo he leído el prólogo y ya me encanta.”

“Gracias. Y no sólo por el libro, sino por todo lo que me has enseñado en estos dos años.”

“Algunos lo llaman resiliencia, para mí, una lección de vida frente a un cáncer de caballo.”

“Me ha encantado, me ha emocionado y sobre todo me he reído mucho. Eres auténtica. No tengo palabras para describir lo que me has hecho sentir. Tu libro merece un sitio en la casa de cada uno.”

“Me ha hecho reír, llorar y soñar. Te lo recomiendo si quieres un chute de positivismo y te apetece pasar un rato de los buenos. Blanca te carga las pilas con el mensaje de adelante, siempre adelante, pero con una sonrisa, con ganas y con fuerza, y aclarando de una manera rotunda las verdades que giran alrededor del cáncer.”

Sois vosotros los que dáis auténtico sentido a la expresión “sois mi motor para seguir”. Gracias. Muchísimas gracias.

Y como soy buena dando abrazos, te espero en la presentación del libro este miércoles 27 de noviembre a las 20:00h en el Aula de Cultura de Cajamurcia (Gran Vía, 23). Risas garantizadas.