Archivos de la categoría outfits: looks de una pelona

Fiesta Titiriritititiiii

 

Un diagnóstico, seis ciclos de quimioterapia, una mastectomía radical, veinticinco sesiones de radioterapia, varios chutes de Herceptín e innnumerables analíticas, pruebas y citas médicas después llegó el momento de celebrar que he superado este (casi)año tan duro. Y quería celebrarlo rodeada de toda mi gente, todos esos que han estado a mi lado este año, y poder ver por fin una risa en sus caras y no esas sonrisas forzadas que les he visto durante estos meses. ¡Llegó el momento de la Fiesta Titiriritititiii ! Y cómo no, #donamedula tenía que estar presente. En todas las mesas.

Fue una noche muy especial. Noche de emociones intensas, de encuentros y reencuentros, de abrazos y besos, de risas y lágrimas. Lágrimas de emoción y alegría.
Vinieron familiares y amigos…

 

… vinieron hasta los que no vinieron…

 

… hubo ambiente, muy buen ambiente…

 

… hubo hasta “violines”…
…y, por supuesto, estuvieron mis Pelones Peleones…
… y la volvieron a liar. No podía ser de otra manera. Jamás se me hubiera ocurrido, no podía tener ni la más mínima sospecha de que habrían preparado algo tan especial.
No sabía yo lo que me esperaba…
Muchos de ellos no se conocen entre sí, pero se buscaron en las redes, se pusieron de acuerdo y trabajaron durante días a escondidas para prepararme este vídeo tan divertido y emotivo a la vez. ¿Véis como Uniteta tiene un tesoro? Se llama AMIGOS y entre todos la han subido a una nube de la que no piensa bajar. ¡¡Arriba mis Pelones Peleones!!
Muchísimas, muchísimas, muchísimas gracias a todos. A todos y cada uno de vosotros. A los que tuve a mi lado y a los que sentí a mi lado. Jamás olvidaré esta noche. Ojalá podamos seguir celebrando este “cumplevida” durante muchos, muchos años.
 ¡¡¡ Titiriritititiiii !!!

 

Mi pajarito es una diana

¡Madre mía la de cosas que he aprendido hoy! Ya sabéis que hace 8 días me pusieron mi pajarito, y que hace 3 días lo estrenó Miss Agujas realizándome la primera extracción para hacerme el hemograma completo previo a mi sesión de Herceptín (*). Y si habéis conseguido entender esto  del tirón y sin tener que consultar entradas anteriores, he de felicitaros por ser fieles seguidores del blog. Olé! Muchas gracias por estar ahí!!!
(*) Hace 8 días me instalaron un catéter en el escote para poder seguir mi tratamiento sin tener que pinchar más mis maltrechas venas. Me toca extracción de sangre y chute de suero + paracetamol + fortecortín+ antihistamónico de caballo + antibiótico + anticuerpos (=Herceptín) + heparina cada 21 días durante todo un año.

La cosa es que el otro día cuando me hicieron la extracción aún estaba bastante dolorida, la zona está todavía muy inflamada e incluso tengo un hematoma en toda la zona de tamaño considerable de lo mucho que me trastearon en quirófano. Pero hoy he ido a darme el tratamiento y ya me encontraba mejor para poder verlo bien y que “mis niñas” me explicaran cómo funciona el pajarito en sí (sólo puedo verlo allí porque lo llevo tapado con un apósito que deben retirar ellas).

Y resulta que el pajarito ¡no tiene pico! Yo pensaba que llevaba algún tubito con tapón o algo así por donde engancharían las agujas, pero cuando el otro día fui con él ya puesto y, llegado el momento, noté que me pinchaban -¡ouch!-, me quedó bien claro que la aguja realmente estaba traspasando mi piel a la altura del cacharro. Y, efectivamente, es que me pinchan la piel. Os he hecho un gráfico,  extremadamente rudimentrio, lo sé, pero es todo lo que me permite hacer el hueso que lucimos en la cabeza  los de nivel “cavernícola” en los cursos de informática. Aún así, creo que queda bastante claro:




Eso es lo que se ve en mi lado derecho del escote: un punto de sutura arriba, una cicatriz recta (sin puntos) con un punto de sutura a cada lado y nada más. El círculo es lo que hay debajo de la piel. Bajo la cicatriz no se ve nada, sólo se aprecia un pequeño bulto, que es donde está alojado el port-a-cath. Y aquí va lo que he aprendido: el port-a-cath no es un pajarito, por muy bucólico que yo me empeñe en presentarlo. Es la pieza interior de un grifo cualquiera. La que tiene una membrana que se llena de cal si no lo descalcificas con regularidad. Sabes de qué pieza hablo, ¿verdad? Bien, pues eso es lo que yo llevo por dentro. De esa pieza redonda con borde metálico sale un canutillo plástico que es el que va conectado a la vena cava. De manera que cada vez que voy (para extracción o para tratamiento), Miss Agujas Guillermo Tell dispara su flecha sobre mi piel para atravesar esa membrana y clavar la aguja haciendo diana en ella, de manera que pueda tener acceso a la sangre que fluye por la vena, bien para extraerla y analizarla bien para inyectarme el tratamiento.

Así que a partir de ahora ya sabéis: Unamás va a la peluquería dos veces cada 21 días a que Guillermo Tell haga diana en su pajarito y así ella pueda seguir bailando su titiriritititiiii con los rizos al viento.

Y a las pruebas me remito. Ahora soy morena morenaza (¿dónde está mi rubito?) y con unos caracolillos por detrás que como les dé por crecer a lo Jackson 5, juro que me vuelvo a rapar por voluntad propia:

6 meses y 2 rapados después de mi última sesión de quimio

"Pañuelos cabeza quimioterapia"

El pueblo es soberano y en este caso vosotros, como “pueblo” lector de este blog,  decidís la temática de esta entrada. Sois muchas, muchísimas las que llegáis a este blog buscando exactamente eso en Google: “pañuelos cabeza quimioterapia”, así que he pensado que sería bueno recopilar en una única entrada todos los looks que yo lucí durante mi tratamiento. Ya sabéis que yo me encontraba más cómoda con pañuelos que con peluca, gorro o con la calvita al aire, pero en las imágenes encontraréis un poco de todo.

Algunos trucos:

– Cortar la melena (o media melena, si la tienes) en cuanto sepas que recibirás quimioterapia para “ir acostumbrándote” al que será tu nuevo look y…

– … raparte el pelo cuando la caída ya sea evidente (a los 10 días de mi primera sesión de quimioterapia los mechones se caían “a puñaos” sin tener siquiera que tirar). Mi oncólogo me dijo que pasados 18-20 días desde mi primer ciclo de quimio perdería todo el pelo de golpe, en 24h, así que yo preferí adelantarme.

– Usar un buff (braga de cuello, de las que venden en tiendas de deporte) debajo del pañuelo para dar volumen y mayor sujeción al pañuelo.

– Combinar dos pañuelos, hacer trenzas, incluir broches, cintas, lazos… ¡la imaginación al poder!

– Usar pendientes que cuelguen un poquito. A mí me parecía que quedaban mejor que los que quedan pegaditos al lóbulo.

– Yo en casa iba más cómoda con pañuelos anudados que tienen el borde de la nuca elástico. Ya tienen la forma y sólo hay que anudar dos puntas. Es más fresquito y más cómodo de poner y quitar con un solo gesto.

Y un último consejo: disfruta, no te cortes, sal a la calle con la mejor de tus sonrisas, pasa olímpicamente de miradas lastimosas o indiscretas, levanta la cabeza y siéntete orgullosa: eres pelona porque te estás curando. ¡Vive! Con pañuelo, con peluca o pelona, pero ¡vive! No te agobies, el pelo vuelve a crecer. Es sólo cuestión de tiempo.

En el canal de youtube de Pelones Peleones encontrarás numerosos vídeos sobre cómo ponerte los pañuelos.

Y si tienes cualquier duda, no te sientes bien, estás perdida, no sabes muy bien cómo ponértelos  o simplemente quieres hablar de la “estética pelona” o de cualquier cosa, ya sabes dónde encontrarme. Adelante, siempre adelante.

Aquí mi “book”:

Por sevillanas

Tanta rehabilitación para el brazo tenía que dar sus frutos y esta tarde he podido bailarle una sevillana a la costurera, ésa que me hizo una cremallera durante mis vacaciones en el spa. Lo que no he encontrado ha sido la cinta de doble cara para engancharme la peineta. 


Pero no he debido hacerlo muy bien porque, en vez de darme un 10, me ha quitado 25 puntos. Y además me ha dado instrucciones para que los otros 25 me los quiten mañana. Así que me voy a quedar con un cero patatero y el lunes que viene cuando vuelva al druida no se va a creer que he llevado una cremallera ahí durante quince días.